PORTADA
 
 
 
 

 

 

 
 
 
 

 

 
 
 
 
 

 

 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El PEN Club

de Escritores Cubanos en el Exilio

Promoviendo la literatura, defendiendo la libertad de expresión

 

 

El PEN Club es una asociación internacional de escritores, que agrupa a los creadores, así como a críticos, editores, traductores, historiadores y periodistas y autores de otros géneros. Sus iniciales, PEN significan Poetas, Ensayistas y Narradores.

El PEN fue fundado en 1921 por la novelista C. A. Dawson Scott y se extendió con rapidez en todo el mundo. Hoy en día se calcula que hay 18,000 miembros en 138 Centros en 98 países. Normalmente sólo existe un Centro en cada país, pero si un país cubre más de un idioma o literatura, los escritores en cada uno de esos idiomas pueden establecer sus propios Centros. También existe la posibilidad de que se establezca más de un Centro en el caso de países cuya extensión geográfica es vasta. Se pueden crear Centros fuera de un país determinado, cuando por razones políticas la libertad de expresión está coartada. En esa categoría se encuentran los iraníes, vietnamitas, chinos, kurdos y los cubanos asociados bajo el Pen Cub de Escritores Cubanos en el Exilio, cuya oficina central se encuentra en Estados Unidos.  

El PEN se ha estructurado sobre la base de una serie de estatutos que han de seguir, respetar y defender todos las filiales del PEN internacional. Muchos de los acuerdos comunes de coexistencia y respeto, surgen de las ponencias presentadas en los congresos que anualmente se llevan a cabo y de las resoluciones aprobadas en esos encuentros.  

Algunos de los estatutos del PEN señalan que:

— La Literatura, aunque de origen nacional, no conoce fronteras; debe mantenerse como un medio de expresión y comunicación entre los países, a pesar de los trastornos políticos o conflictos internacionales.

— En todas las circunstancias, y sobre todo en tiempos de guerra, las obras artísticas, que constituyen el patrimonio de la humanidad en general, no deben ser afectadas por las pasiones nacionalistas o políticas.

— Los miembros de PEN siempre deben usar las influencias que tengan a su disposición en beneficio de la comprensión y el respeto mutuo entre las naciones; se comprometen a hacer el mayor esfuerzo posible para disipar los odios raciales, clasistas y nacionalistas, y a defender el ideal de una sola humanidad viviendo pacíficamente.

— PEN aboga por el principio de la libre transmisión del pensamiento dentro de cada país y entre todos los países; sus miembros se comprometen a oponerse a cualquier forma de supresión de la libertad de expresión en el país y en la comunidad donde viven, así como en el mundo, cuando sea posible.

— PEN proclama su apoyo a favor de una prensa libre y se opone a la censura arbitraria en tiempos de paz; cree que el progreso indispensable del mundo, hacia un régimen mundial político y económico más organizado, hace imperativa la crítica de los gobiernos, administraciones e instituciones; y puesto que la libertad supone la moderación voluntaria, los miembros se comprometen a oponerse a los males inherentes de una prensa libre, tales como las publicaciones mendaces, la falsedad intencional y la distorsión de los hechos por fines políticos o personales.

— PEN no tiene fines políticos y es una organización no gubernamental (ONG) que cuenta con estatus consultivo de Categoría A (consideradas como principales representantes de sus respectivos campos culturales) de la UNESCO y con estatuto consultivo ante el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ONU).