PORTADA
 
 
 
 

 

 

 
 
 
 

 

 
 
 
 
 

 

 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El PEN Club

de Escritores Cubanos en el Exilio

Promoviendo la literatura, defendiendo la libertad de expresión

 

 

Diario Las Americas 
Publicado el 27 de septiembre de 2008 



El Congreso del PEN Club Internacional 


Por Angel Cuadra

A mediados de esta semana acabamos de regresar del 74 Congreso del PEN Internacional, que tuvo lugar en la ciudad de Bogotá, Colombia, entre los días 17 al 22 de este mes de septiembre. 

PEN es una fraternidad de escritores cuyas siglas significan Poesía, Ensayo y Novela; la mayor institución en su clase en el mundo, que fue fundada en el año 1921; se ha mantenido en vigencia hasta la fecha, y tiene filiales en alrededor de 100 países, y entre sus postulados esenciales está la libertad de expresión de la libertad general de la cultura. 

Si existen filiales del PEN Internacional fuera del país de origen de los miembros que integran dicho centro o filial, es debido a que en ese país hay un gobierno o sistema socio-político donde no existe plena libertad de expresión, y las manifestaciones generales de la cultura están sometidas a cualquier forma de censura. 

He ahí el por qué de la existencia de nuestro PEN Club de Escritores Cubanos en el Exilio, miembro del PEN Internacional desde 1998, y que está integrado por unos 80 miembros activos que residen en Miami, New Jersey, Canadá, Madrid y París; escritores cubanos desvinculados de la cultura oficial de la dictadura impuesta en Cuba. 

Cada año el PEN Internacional celebra su Congreso en un país distinto. Delegados de nuestro centro de PEN en el Exilio han asistido a todos esos congresos participando en las respectivas sesiones de trabajo que se programan en los mismos y, finalmente, en la Asamblea General de Delegados que se constituye con los delegados acreditados por los respectivos centros; reunión que agrupa generalmente unos 200 delegados. 

De las distintas comisiones de trabajo surgen las declaraciones y resoluciones donde se presentan y discuten los problemas que en el campo de la cultura, la libertad de expresión, la defensa de escritores, periodistas y personas relacionadas con la comunidad literaria, que son acosadas, perseguidas o encarceladas en distintos países; documentos que han de ser aprobados finalmente por la Asamblea General de Delegados. 

En representación de nuestro centro de PEN de Escritores Cubanos en el Exilio, acudimos a este Congreso el Secretario de nuestra filial, Luis Ignacio Larcada y yo, en mi posición e vicepresidente. 

Como en todos los congresos, en el que acaba de realizarse en Bogotá, nuestro PEN de exiliados presentó una propuesta de Resolución en la que se denuncia una vez más la persistencia de la represión policial, política y cultural contra periodistas independientes, bibliotecarios y escritores, por querer ejercer el derecho a la libertad de expresión remarcando que Cuba es, después de China, el país que más periodistas (25 actualmente) tiene encarcelados. Muchos de ellos continúan en prisión desde marzo del 2003. En dicha Resolución, además, demandamos la derogación de las leyes cubanas represivas de la libertad de pensamiento y expresión, como la Ley 88 de 1999; y planteamos la libertad de pensamiento y expresión, como la Ley 88 de 1999; y planteamos la liberación de todos los presos de conciencia, en especial –dada la índole del PEN- de los escritores, periodistas, bibliotecarios. Dicha Resolución fue aprobada por el voto unánime de la Asamblea General de Delegados. 

El lema de este Congreso fue: “El papel de la palabra”. Al mismo asistieron, además de los escritos Delegados de los centros de PEN en los distintos países, personalidades destacadas del mundo de las letras, que ofrecieron conferencias y conversatorios sobre interesantes temas culturales, literarios y artísticos, así como el Alcalde Mayor de Bogotá, el señor Samuel Moreno Rojas. 

Entre las muchas sesiones de escritores señalo la dedicada a lecturas de poemas por sus autores, sesión a la que fui invitado a participar. Así como la mesa redonda sobre el papel de la palabra en relación con la justicia y la paz. Sesión que podemos señalar como preámbulo de la Declaración Final del Congreso que proclamó la valorización de la palabra en las relaciones del mundo de hoy, y postulando el respeto para los escritores en el ejercicio de su libertad creadora y comunicadora. 

La próxima cita será para Viena.